¿Pura casualidad o leyenda urbana?

productos dentales

Según dicen y al igual que otras muchos cosas, los implantes dentales se descubrieron por casualidad.
El Dr. Branemark estaba trabajando en su laboratorio pero tenía una novia que quería que se fueran de viaje a Mallorca y tanto insistió (como casi todas las mujeres) que al final consiguió que dejara su trabajo y aceptara marcharse.
En el laboratorio tenía un conejo con una pata rota y cogió lo primero que tenía a mano : una varilla de titanio y le entablilló la pata con ella.
Cuál fue su sorpresa a la vuelta cuándo vió que la varilla de titanio se había unido al hueso roto del pobre animal.
Y así fue como empezaron los implantes entre los productos dentales.
¿verdad o leyenda urbana?